EXPLOTACIÓN SEXUAL Y LABORAL

LA DEFORMACIÓN DEL INSTINTO SEXUAL

En la explotación sexual existe un elemento que le sirve de soporte y es la demanda, la existencia de clientes, quienes son los que pagan por tener el contacto sexual. Esta deformación sexual también tiene varias causas; entre ellas trastornos psíquicos, el concepto machista de la sociedad, la falta de valores, la libertad, facilidad e impunidad con la que se tiene acceso a materiales de tipo pornográfico que deforman la mente del individuo.

HIPOCRESÍA DE LA SOCIEDAD

Una de las actitudes que refleja la hipocresía de la sociedad ante el fenómeno de la explotación sexual es el emitir juicios que hacen recaer la culpa en las propias víctimas: "Están ahí porque les gusta", "así nacieron", "ella se lo buscó" tales expresiones sirven además para exculpar e ignorar a los depravados sexuales, es decir los clientes y a los explotadores. La pasividad de la sociedad se refleja también  en la forma impune en que se anuncian en los periódicos, la contratación de damas de compañía, o bien la divulgación en los medios de comunicación de mensajes de tipo erótico como el teléfono erótico.

EL MERCANTILISMO

Una definición que contiene el diccionario respecto a mercantilismo indica que es el "sistema económico que atiende en primer término al desarrollo del comercio, principalmente al de exportación, y considera la posesión de metales preciosos como signo característico de riqueza." En la sociedad mercantilista el valor máximo

es la riqueza, quien la posee es respetado sin importar si el origen de su riqueza obedece a conductas ilícitas tales como narcoactividad, cohecho pasivo, peculado,

malversación, o el proxenetismo. El problema de la explotación sexual también está influenciado por el mercantilismo, pues por una parte, se comercia a las personas cual si fuesen cosas; y por otra parte, tal actividad es una fuente de enriquecimiento para los explotadores. El poder del dinero es tal, que se compra hasta lo que no es mercancía.

EL CRECIMIENTO DEMOGRÁFICO

Si bien el fenómeno ha existido siempre, en la actualidad se presenta con mucha frecuencia debido al crecimiento de la población y sobre todo este crecimiento es no planificado, crece la miseria, la falta de empleo, el hacinamiento en los asentamientos, condiciones en que son los niños y adolescentes los más desprotegidos.

Los mecanismos para insertar a una persona para ser explotada sexualmente son numerosos, en varios casos fueron las mismas madres quienes vendían a sus hijos o hijas para ser explotados sexualmente.

En otros casos ha sido el padre quien abusa del menor para iniciarlo en la actividad sexual y posteriormente explotarlo sexualmente. Una forma muy frecuente es mediante el engaño que también presenta variadas formas. Muchas veces se utiliza a los llamados "niños en la calle", otras veces se engaña a niños que venden artículos en la calle, ofreciéndoles comprarles toda la mercadería que poseen, para lo cual deben acompañar al explotador. Con jóvenes el engaño consiste en ofrecerles un trabajo honrado y muy bien remunerado, como dependientes de restaurantes, o de hacer limpieza en viviendas particulares. También el engaño a adolescentes consiste en llevarlos a Estados Unidos y conseguirles un trabajo.

Otra modalidad cruel y despiadada de inserción de menores y de adultos en la explotación sexual se da cuando el explotador violenta y repentinamente priva a una persona para mantenerla como esclava en prostíbulos, o para venderla como esclava a otro explotador que hará lo mismo.

 

CONSECUENCIAS DE LA EXPLOTACIÓN SEXUAL

 
 
 

DEPENDE DEL CRISTAL CON QUE SE MIRA

MECANISMOS DE INSERCIÓN EN LA EXPLOTACIÓN SEXUAL

 

Los mecanismos para insertar a una persona para ser explotada sexualmente son numerosos, en varios casos fueron las mismas madres quienes vendían a sus hijos o hijas para ser explotados sexualmente.

En otros casos ha sido el padre quien abusa del menor para iniciarlo en la actividad sexual y posteriormente explotarlo sexualmente. Una forma muy frecuente es mediante el engaño que también presenta variadas formas. Muchas veces se utiliza a los llamados «niños en la calle», otras veces se engaña a niños que venden artículos en la calle, ofreciéndoles comprarles toda la mercadería que poseen, para lo cual deben acompañar al explotador. Con jóvenes el engaño consiste en ofrecerles un trabajo honrado y muy bien remunerado, como dependientes de restaurantes, o de hacer limpieza en viviendas particulares. También el engaño a adolescentes consiste en llevarlos a Estados Unidos y conseguirles un trabajo.

Otra modalidad cruel y despiadada de inserción de menores y de adultos en la explotación sexual se da cuando el explotador violenta y repentinamente priva a una persona para mantenerla como esclava en prostíbulos, o para venderla como esclava a otro explotador que hará lo mismo.

EXPLOTACIÓN LABORAL

TRABAJO INFANTIL